La fuga de Nord Stream es imposible de evitar: hemos pasado de sabotaje a catástrofe medioambiental.

La fuga de Nord Stream es imposible de evitar: hemos pasado de sabotaje a catástrofe medioambiental

lyzanorENRIQUE PÉREZ

@Lyzanor

El sabotaje al Nord Stream está generando un daño que va más allá del político. Las fugas han alcanzado hasta 900 metros de diámetros. Una enorme piscina de gas metano burbujeante en el mar que es visible desde el espacio. Una fuga que ya se ha descrito como el “chapapote invisible” y va camino de convertirse en uno de los desastres medioambientales más graves de la historia.

La mayor liberación de gas metano jamás registrada. La fuga del Nord Stream en el mar Báltico es seguramente la emisión de gas metano más grande jamás registrada, según han explicado investigadores del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP).

Se estima que se han vertido de golpe 115.000 toneladas de metano, un gas altamente concentrado con una vida más corta que el CO2, pero con un efecto invernadero hasta 84 veces más contaminante.

Europa quería reducir emisiones. Esto es un paso atrás enorme. La guerra de Ucrania está destrozando todos los objetivos de reducción de emisiones. Ya no solo porque está forzando a volver a tirar del gas o incluso el carbón. Ahora también se suma una fuga enorme que ya se considera como una de las emisiones de golpe de gases contaminantes jamás registrada.

Equivalente a quemar casi 300.000 kilos de carbón cada hora. Pasados más de cuatro días, el ritmo de emisiones sigue siendo altísimo. Según explican investigadores del GHGSat, en base a sus observaciones satelitales, se han emitido unos 22.920 kilos de metano por hora. O lo que es lo mismo, el equivalente a quemar unos 280.000 kilos de carbón cada hora.

El precedente más parecido fue el del golfo de México, donde se llegaron a emitir unas 40.000 toneladas métricas a lo largo de 17 días. Lamentablemente, no hay mecanismos de contención funcionales en las tuberías de contención, por lo que la fuga en el Nord Stream continuará sin que sea posible de controlar de forma factible.

Expertos de la Agencia Federal del Medio Ambiente de Alemania explican que no hay riesgo de explosión ni daños a la biodiversidad marina, pero sí quedará el grave daño al medioambiente esta enorme emisión de gases de efecto invernadero.

La fuga va a menos y parece controlada, pero el daño ya está hecho. De los 900 metros iniciales, los investigadores del Observatorio Internacional de Emisiones de Metano, junto a un equipo de científicos de la Universitat Politècnica de València, explican que del día 26 al 29 de septiembre, la fuga redujo su tamaño, pasando respectivamente de 700 a 520 metros. Las últimas observaciones apuntan que actualmente está por debajo de los 290 metros.

Aún así, según los cálculos de estos observadores, las emisiones acabarán superando las cifras del golfo de México, donde el resultado fue el equivalente a quemar casi 500 millones de toneladas de carbón. Gazprom ha anunciado que el sistema de presión de Nord Stream está estabilizado.

Comentarios