Este impresionante modelo 3D de la nebulosa Ojo de Gato puede ayudarnos a resolver sus misterios.

El modelo establece que la corriente de gas de alta densidad, expulsada en direcciones opuestas desde la estrella central se movió de forma similar al bamboleo de un trompo.

Este impresionante modelo 3D de la nebulosa Ojo de Gato puede ayudarnos a resolver sus misterios

Ryan Clairmont / NASA

Ryan Clairmont, un entusiasta de la astronomía en los Estados Unidos, se asoció a dos investigadores de México y Canadá para crear el primer modelo tridimensional generado por computadora de la nebulosa Ojo de Gato con el objetivo de comprender el posible mecanismo que le dio su complicada forma. La simetría de los anillos obtenida por el modelo sugiere que fueron formados por un chorro de precesión, lo que proporciona una fuerte evidencia de una estrella binaria en el centro de la nebulosa, divulgaron los autores en un comunicado el pasado lunes.

La nebulosa Ojo de Gato, también conocida como NGC 6543, es una de las nebulosas planetarias más complejas que se conocen. Se encuentra a 3.000 años luz de la Tierra y se puede ver en la constelación de Draco. La extraña estructura intrincada de nudos, capas esféricas y filamentos en forma de arco de la nebulosa, captada en alta resolución por el Telescopio Espacial Hubble, confundió a los astrofísicos. Las teorías previamente aceptadas sobre la formación de nebulosas planetarias no podían explicar esas observaciones.

Por su parte, investigaciones más recientes mostraron que los chorros eran posibles mecanismos de formación de nebulosas planetarias complejas como NGC 6543, pero carecían de un modelo detallado.

Para reconstruir la estructura tridimensional de la nebulosa, los investigadores utilizaron datos espectrales del Observatorio Nacional San Pedro Mártir, en México. Estos proporcionan información detallada sobre el movimiento interno del material en la nebulosa. Con estos datos, y las imágenes del Hubble, Clairmont construyó un modelo 3D novedoso, estableciendo que los anillos de gas de alta densidad estaban envueltos alrededor de la capa exterior de la nebulosa Ojo de Gato.

El ‘software’ de modelado astrofísico 3D, denominado SHAPE, especialmente adecuado para nebulosas planetarias, fue creado por el Dr. Wolfgang Steffen, de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Nico Koning, de la Universidad de Calgary, Canadá.

Una nebulosa planetaria se forma cuando una estrella de masa solar moribunda expulsa su capa exterior de gas, creando una estructura colorida, similar a una concha. Una característica distintiva de estos objetos. Sorprendentemente, los anillos del modelo son casi perfectamente simétricos entre sí, lo que sugiere que fueron formados por un chorro, una corriente de gas de alta densidad expulsada en direcciones opuestas desde la estrella central de la nebulosa. El chorro exhibió precesión, similar al movimiento de bamboleo de un trompo. A medida que el chorro se tambaleaba, o hacía precesión, creaba los anillos.

Dado que solo las estrellas binarias pueden impulsar un chorro de precesión en una nebulosa planetaria, los hallazgos del equipo son una fuerte evidencia de que existe un sistema de este tipo en el centro de la nebulosa Ojo de Gato. A medida que el ángulo y la dirección del chorro cambiaron con el tiempo, probablemente formó todas las características que se ven en Ojo de Gato, incluidos los chorros y los nudos.

“Cuando vi por primera vez la nebulosa Ojo de Gato, quedé asombrado por su hermosa estructura perfectamente simétrica. Me sorprendió aún más que su estructura 3D no se entendiera completamente”, dijo Clairmont. Su estudio se publicó, el 15 de septiembre, en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. 

“Fue muy gratificante poder hacer mi propia investigación astrofísica y que realmente tenga un impacto en el campo. Los chorros de precesión en las nebulosas planetarias son relativamente raros, por lo que es importante comprender cómo contribuyen a la formación de sistemas más complejos como Ojo de Gato. En última instancia, comprender cómo se forman proporciona una idea del destino final de nuestro Sol, que algún día se convertirá en una nebulosa planetaria”, puntualizó.

Comentarios