Las tres grandes revoluciones que cambiarán a la humanidad para siempre.

El astrofísico Avi Loeb hace un análisis de los tres grandes cambios que afectarán a nuestra civilización de una manera extraordinaria y sin precedentes en la historia de la humanidad

Foto: Fotograma de Coruscant de la serie Andor. (Lucasfilm)

Fotograma de Coruscant de la serie Andor. (Lucasfilm)

Por Avi Loeb

Anoche, en una charla en foro sobre fotónica cuántica en el Clubhouse, me preguntaron por mis ideas sobre el futuro de la humanidad y la inteligencia. Cualquier previsión a largo plazo debe tratarse con precaución, razoné. En mi mente, recordé que el aumento del uso de caballos para el transporte a finales del siglo XIX llenó las calles de las ciudades de estiércol de caballo. Las ciudades de todo el mundo se “ahogaba en estiércol de caballo”, lo que se consideraba un gran reto para la vida urbana. Entonces se inventó el coche y se evitó esta preocupación.

Del mismo modo, a finales del siglo XX, los ciudadanos de muchos países subdesarrollados pensaban que sería casi imposible conectar a todo el mundo a través de un sistema de comunicación telefónica por cable. Luego llegaron los teléfonos móviles, los satélites de comunicación y el WiFi y resolvieron estas preocupaciones de conectividad. La moraleja de estos ejemplos es que las nuevas revoluciones cualitativas hacen que todas las previsiones sean fundamentalmente poco fiables a largo plazo.

¿Cuáles son las nuevas revoluciones cualitativas que esperan a la humanidad en el siglo XXI? Una de ellas es el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial sensibles. La revolución de la IA se desarrollará en dos etapas: en primer lugar, los sistemas de IA sintientes se harán cargo de las tareas rutinarias que actualmente se asignan a los humanos, como la conducción de automóviles, la contabilidad, el transporte y la manipulación, las transacciones legales rutinarias, las tareas administrativas o las prescripciones médicas, por citar algunos ejemplos. Todas estas tareas implican la interacción de los sistemas de IA con los humanos.

La inteligencia artificial sintiente está a la vuelta de la esquina.

La segunda fase de transición será el resultado de las interacciones entre la IA y la IA. En esa fase, la comunidad de sistemas de IA podría desarrollarse independientemente de los humanos y establecer sus propias normas sociales y de comunicación. El desarrollo de una comunidad de IA podría dejar de estar inhibido por los humanos, ya que tendrá acceso directo a los recursos físicos adquiridos en la primera fase de la revolución de la IA.

Por supuesto, los humanos siempre pueden desenchufar los sistemas de IA, del mismo modo que pueden apretar el gatillo y matar a otra persona. Pero en esa última fase, acabar con una vida podría estar prohibido para todos los seres sensibles, incluidos los sistemas de IA. La segunda evolución cualitativa de nuestro futuro consistiría en prolongar indefinidamente la vida de los seres humanos.

El cuerpo humano es una máquina que puede repararse constantemente y vivir potencialmente para siempre. Lograr la inmortalidad biológica cambiará la sociedad, ya que modificará los objetivos, experiencias y motivaciones de todos sus miembros. Los sistemas de inteligencia artificial podrían alcanzar esta fase antes que los humanos.

Extender la vida modificará nuestra visión de la misma y cambiará nuestras aspiraciones individuales y sociales.

Por último, el tercer desarrollo cualitativo se derivará del encuentro con civilizaciones extraterrestres avanzadas. Ésta será la más significativa de las tres revoluciones, porque otras civilizaciones podrían estar miles de millones de años por delante de nosotros en sus conocimientos científicos o tecnológicos, dado que la mayoría de las estrellas similares al Sol se formaron 5.000 millones de años antes que el sistema solar.

Como resultado de un encuentro con los extraterrestres, podríamos aprender de sus vastos conocimientos, dar un salto a nuestras tecnologías, pero lo más importante es que podríamos echar un vistazo a lo que podría ser posible en nuestro futuro a largo plazo, tal y como lo representa su pasado.

El contacto con otra civilización será un cambio fundamental que afectará a lo más profundo de nuestra especie.

Probablemente exista un espectro de niveles de inteligencia en la Vía Láctea, algunos menos avanzados que nosotros y otros mucho más impresionantes. Como les recuerdo a los estudiantes de Harvard el primer día de clase: la mitad de ustedes están por debajo de la mediana del grupo. Es un hecho estadístico que en cualquier clase la mitad de los estudiantes están por debajo de la mediana. Lo mismo debe ocurrir con la civilización humana y sus homólogos en toda la Vía Láctea. Será un gran reto para nosotros comprender un nivel de inteligencia más avanzado.

Pero merece la pena intentarlo. Podemos hacernos una idea del mejor futuro al que podemos aspirar, prestando atención a lo que han conseguido los alumnos más inteligentes de nuestra clase galáctica de civilizaciones tecnológicas. Esto podría cambiar nuestras aspiraciones. Con una perspectiva elevada, nuestros actuales planes de exploración espacial para establecernos en la Luna o Marte parecerían tan triviales como las aspiraciones de una colonia de hormigas de construir un nuevo hogar en la colina más cercana. Puede sonar ambicioso para las hormigas, pero parece trivial para un viajero de otro continente.

Comentarios