Un grupo de científicos descubre una “ciudad perdida” en las profundidades del océano.

foto: CIUDAD PERDIDA

Las formaciones están ubicadas a más de 700 metros de profundidad y tienen un altura aproximada de 60 metros

El preocupante hallazgo de dos científicos tras descender a una profunda fosa oceánica

Un grupo de científicos descubre una “ciudad perdida” en las profundidades del océano

Un grupo de científicos descubre una “ciudad perdida” en las profundidades del océano RRSS

A pesar del continuo avance de la ciencia y la tecnología que crecen a un ritmo vertiginoso, todavía existen muchas incógnitas en torno al océano y muchos de los fenómenos naturales que ocultan en su interior y del que poco a poco vamos teniendo indicios.

El último descubrimiento bajo el agua que ha dado como resultado unas impresionantes imágenes que han impactado a la comunidad científica se trata de una “ciudad perdida”, ubicada a más de 700 metros de profundidad y con formaciones que tienen una altura aproximada de 60 metros.

Pues bien, concretamente se trata de un campo de fuentes hidrotermales que está ubicado en el centro del Atlántico, pero no cualquiera, sino el campo hidrotermal más grande conocido hasta el momento y con un aspecto azul muy atractivo por la interacción del agua y la roca peridotita.

En consecuencia, de la interacción de estos elementos, se producen fluidos con hidrógeno y metano, un hecho que ha sorprendido a los investigadores. Igual que las grietas, hendiduras y microbios que se encuentran en los respiraderos y que se alimentan gracias a los hidrocarburos y sin la necesidad de recibir oxígeno, según indica Science Alert.

Las formaciones están ubicadas a más de 700 metros de profundidad y tienen un altura aproximada de 60 metros

“Este es un ejemplo de un tipo de ecosistema que podría estar activo en Encelado o Europa en este mismo segundo”, dijo el microbiólogo William Brazelton al Smithsonian, refiriéndose a las lunas de Saturno y Júpiter, informa el medio citado mientras añade que “Y tal vez marte en el pasado”.

Tal y como se puede ver en las imágenes, el resultado es impresionante: respiraderos de calcita que se extienden hasta 60 metros de altura junto a acantilados con breves estallidos de actividad. Sin embargo, lo más sorprendente de todo es que a diferencia de los respiraderos volcánicos submarinos, estos no dependen del calor del magma, produciendo hasta 100 veces más hidrógeno y metano.

Los científicos no son los únicos atraídos por este terreno inusual

Desafortunadamente, los científicos no son los únicos atraídos por este terreno inusual, en 2018 se anunció que Polonia había ganado los derechos para explotar las profundidades de la zona y, aunque todavía no tengan recursos para hacerlo, la destrucción de los alrededores de la ciudad podría tener consecuencias no deseadas. Por eso mismo, los científicos piden que la Ciudad Perdida sea catalogada como Patrimonio de la Humanidad para proteger la maravilla natural antes de que sea demasiado tarde.

Comentarios