Cometas permiten esclarecer composición química del sistema solar primitivo.

Un nuevo estudio asegura que la liberación de sus gases contribuyó en la composición de las moléculas desde el inicio de nuestro sistema solar.

Cometas permiten esclarecer composición química del sistema solar primitivo

NASA

Un equipo de investigación de la Universidad Central de Florida (UCF) encontró importantes evidencias de que la liberación de gases de los cometas contribuyó decisivamente en la composición de las moléculas desde el inicio de nuestro sistema solar. Los investigadores compilaron datos publicados sobre las cantidades de agua, monóxido y dióxido de carbono de 25 cometas, obtenidos con diferentes telescopios calibrados, para probar las predicciones sobre la formación y evolución del sistema solar, comunicaron este viernes.

Medir la proporción de ciertas moléculas presentes después de la desgasificación de los cometas, cuando se calientan y comienzan a liberar gases, puede proporcionar información sobre la composición química de los primeros sistemas solares y el procesamiento físico de los cometas después de su formación, dijo Olga Harrington Pinto, del Departamento de Física de la UCF, que dirigió el estudio.

“Uno de los resultados más interesantes es que los cometas que están muy lejos del Sol, con órbitas en la nube de Oort, que nunca, o rara vez, han orbitado cerca del Sol, produjeron más CO2 que CO en su cola, mientras que los cometas que han hecho muchos más viajes cerca del Sol se comportan de manera opuesta”, explicó Harrington Pinto. “Esto nunca se había visto de manera concluyente”, aseguró a continuación. Los resultados fueron publicados este viernes en The Planetary Science Journal.

“Curiosamente, los datos son consistentes con las predicciones que indican que los cometas que han estado colgando muy lejos del Sol en la nube de Oort pueden haber sido bombardeados por rayos cósmicos en su superficie, tanto que crearon una capa exterior empobrecida de CO”, reveló la astrofísica. “Luego, después de su primer o segundo viaje cerca del Sol, esta capa externa procesada es expulsada, revelando una composición del cometa mucho más prístino que libera mucho más CO”, manifestó.

La investigadora dice que el siguiente paso para el trabajo es analizar las primeras observaciones de centauros, cuerpos con características intermedias entre los asteroides y los cometas, que su equipo realizó con el Telescopio Espacial James Webb para medir directamente el monóxido de carbono y el dióxido de carbono y comparar los resultados con este estudio.

Comentarios